lunes, 7 de abril de 2014

Mi 4º Salón del Manga de Alicante

Todavía dolorida por todas partes aunque mucho más espabilada que ayer, me apetece venir aquí esta mañana a contaros muy brevemente cómo he vivido este 4º Salón del Manga de Alicante, porque por primera vez lo he podido experimentar de manera diferente, desde dentro como voluntaria.

Sábado día 5, 8:30 de la mañana. Llegué en mi coche al recinto. Ya había gente haciendo cola y ésta era bastante larga. 9:30 de la mañana. Desde mi zona de trabajo se podía ver a la gente fuera haciendo cola. Ésta ya llegaba hasta el final y desaparecía. Los rumores entre voluntarios eran que la cola ya empezaba a ir por detrás del recinto. 10.00 de la mañana. Gritos entre la muchedumbre que esperaba fuera porque estaban a punto de entrar y la expectación era brutal. Entre nosotros respirábamos hondo también, ¡ya empieza! El trabajo de meses de organización y coordinación por fin iba a ver la luz. A partir de este momento comenzaban dos días muy intensos para mí.

Mi trabajo estaba en las salas polivalentes en las que se celebrarían varias charlas sobre cultura asiática, presentaciones editoriales, un videofórum y un taller. Debido a la masiva afluencia de gente, en algunas ocasiones tuvimos que estar los voluntarios de esa zona haciendo las veces de policia, controlando que nadie entrara a las salas, que no se sentaran delante de la puerta y la bloquearan, que no se colaran, y demás cosas lógicas ante semejante multitud. Dadas las circunstancias, era lógico que nos turnáramos para entrar de oyentes también a la sala y así descansar un poco los pies. 

A pesar del cansancio y la "tensión" vivida en algunos momentos, ha sido una gran experiencia en la que he podido conocer a gente estupenda, he visto cómo es el Salón desde dentro (desde aquí un aplauso a la organización porque de verdad que se meten un curro impresionante y son los verdaderos responsables de currarse un Salón tan increíble que año a año mejora y crece en calidad y prestigio), he podido disfrutar de algunas charlas a las que otros años no iba por estar visitando otras cosas, y me he divertido mucho hablando con amigos y conocidos que me he cruzado por allí. No sé, la sensación que tengo ahora mismo es muy positiva, a pesar de lo que me duele todo de los plantones y las caminatas. Me alegra haber formado parte de esto. 

Diploma que nos dieron ayer (se me ha doblajo por meterlo en la mochila y no acordarme de que estaba ahí dentro)

Por cierto, cuando la perritis aguda que tengo ahora pase un poco, subiré foto de mis compras saloneras. A pesar del jaleo del sábado, algunos minutos libres tuve para darme una vuelta fugaz y hacer algunas compras. Y el domingo, al ser un día más tranquilo y sin tantísima gente, también pude pasearme y con más calma por allí. Encima conseguí que la ilustradora Marta Nael me firmara dos posters suyos. Pero ya os lo contaré en otro post.

¡Hasta el próximo post!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada